Scott H Biram – Nothin’ But Blood (Bloodshot Records)

SCOTT H. BIRAM – NOTHIN’ BUT BLOOD (Bloodshot Records)

Algo serio le pasa a Scott H. Biram. Ahí está, con la cabeza echada hacia atrás, los brazos extendidos, consumido por la dicha, el agotamiento, o la culpabilidad, metido en el viejo río carmesí. En este momento, el bautizo sangriento podría ser el momento de oscura Epifanía de Biram, las doce canciones de Nothin’ But Blood un instrumento para una lucha (o un viaje) emocional, dando paso a profunda y personal pelea entre lo puro y lo impuro, el bien y el mal, un bello sueño y la fea realidad.

Lo que en el pasado ha sido expresado a través de la irreverencia y la profanación (de las cuales aún le queda un montón, no te preocupes), aquí és una versión más penetrante y escalofriante de Scott “Dirty Old One Man Band”Biram, introspectivo y penitente, pero todavía tan pirado como un predicador tuerto.

En este su noveno álbum (el quinto para Bloodshot Records) “sangre” tiene muchos, a veces contradictorios, significados: vida, muerte, sufrimiento, maldad, compromiso, legado, resarcimiento… Incluso el propio título podría traducirse tanto por “Nada excepto sangre”, o “Nada más que sangre” (sangre por todos lados, o no importa mucho, no es nada más que sangre). Todo o nada.

Hay canciones donde Biram aúlla a la mortalidad (“When I Die”), el pecado (“Backdoor Man”), o la culpabilidad y la furstración (“Slow & Easy”), en todo momento luchando sin saber de qué lado acabará (probablemente no será del lado con aura dorada y blancas alas…).

SHB describe con destreza una miríada de personajes rocambolescos, el nostálgico y fumado veterano de guerra (“Nam Weed”), el borracho amante celoso (”Alcohol Blues”), o las musas sádicas (“Church Point Girls”). En “Gotta Get to Heaven” la profusión de “aleluyas” se debe a la juventud impía de Biram, que dejó la Iglesia a los diez años, pero que quedó impresionado cuando un coro de Baptistas afroamericanos actuó en su instituto.

A través de todo el disco, que fue grabado en su propia casa y en los estudios Cacophony de Austin TX, el característico estilo de SHB se vale del Metal (“Around The Bend”), el Punk rock (“Only Whiskey”), el Blues y el Country (“Never Comin’ Home”), los himnos Gospel (“When I Die”), y el Folk de principios del siglo veinte (“Jack of Diamonds”).

Cuando lo cueces todo en la olla, Nothin’ But Blood cuenta historias sobre pecados y redención. La música de Scott H. Biram viene del alma, es para el alma, y del alma, y en Nothin’ But Blood el perdigonazo espiritual entra más dentro que nunca.

COMENTARIOS DE PRENSA:

“Scott H. Biram respira el mismo aire bastardo de los clásicos, el que se sella en la sangre del músico y arrebata al oyente. Sentimiento primitivo y cortante mientras rasga su Gibson del 59. Un forajido en toda regla.” Fernando Navarro, La Ruta Norteamericana – El País

“Un hombre que se presenta él solo para darle forma a una fórmula que trincha country, punk y blues con energía devastadora.” Toni Castarnado, Mondosonoro

“Tras escuchar a Scott H. Biram ya no hay marcha atrás.” Alejandro Arteche, Trepidación, BiFM Radio

“Scott despoja al rock de todo su oropel y lo deja en carne viva, desecha el componente lacrimógeno del country para arrastrarlo hasta el barro y revolcarlo en callejones oscuros mientras palpita el hálito más primitivo del blues.” Corazón de Rock&Roll Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s